Centro de Cirugías de Hernias

Centro de Cirugías de Hernias

Las Hernias son la patología más frecuente que afecta al ser humano y por ello la cirugía herniaria es también una de las que se realizan con mayor frecuencia en los hospitales y clínicas del país.

Todas las hernias tienen en común que representan una debilidad de la pared abdominal y se diferencias por el sitio donde se desarrollan. Inguinales en la región inguinal, umbilicales en el ombligo, etc.

La Clínica Las Lilas ha querido poner a disposición de la comunidad un grupo de cirujanos que se ha especializado en el tratamiento de las hernias de la pared abdominal, garantizando los mejores resultados en el tratamiento de estas afecciones.

¿Qué es una hernia?

La hernia es un bulto que se forma en la pared abdominal que tiene a aumentar de volumen al ponerse de pie o al hacer fuerza y que se reduce con reposo. Las hernias pueden estar presentes al nacer o adquirirse durante el transcurso de la vida a cualquier edad. Son más frecuentes en los hombres, sin embargo también afectan a un gran número de mujeres.

¿Cómo se forma una hernia?

La hernia se origina por una debilidad en la pared del abdomen que va cediendo lentamente por acción de la presión que hay dentro del abdomen. Esta distención termina por formar un saco. Las vísceras abdominales son empujadas a través del punto débil de la pared (anillo) y rellenan el saco. Este juego de las vísceras rellenando y desocupando el saco es responsable de los cambios de volumen de éste. Las hernias suelen tardar años en formarse, y van aumentando por efecto de la presión dentro del abdomen. Las hernias son indoloras o escasamente dolorosas apareciendo dolor sólo cuando el paciente realiza actividades muy pesadas. Por ello debe prestarse atención cuando el dolor es el motivo central de consulta. En estos casos debe descartarse el “síndrome de dolor inguinal crónico”.

Síntomas de las hernias

Los síntomas dependen del lugar en que se encuentre la hernia, pero los más frecuentes son la masa o tumor herniario, las molestias y el dolor.

  • La masa puede estar localizada en la ingle, en el ombligo, en la raíz del muslo o en relación con una cicatriz previa y es habitualmente de crecimiento lento. El tumor herniario aumenta de tamaño al toser, al ponerse de pie o con el ejercicio y disminuyen son el reposo.
  • La molestia está dada por el hecho que las vísceras se introducen en el saco herniario, llenándolo y haciendo una prominencia que incomoda. El paciente está consciente del bulto y ya es un hábito en él reintroducir las vísceras en el abdomen presionando el tumor y buscar la posición en que no vuelve a aparecer.
  • En algunas personas estas molestias suelen transformarse en dolor que empeora al final del día, al hacer fuerza o después de permanecer mucho tiempo de pie y que disminuye o desaparece con el reposo.

Médicos Relacionados

Ver Más Médicos Ver Más Médicos